es-ESen-USca-ES
1979-1988

ETAPA DE  EXPERIMENTACIÓN


 

 

Las imágenes que Carme Riera nos propone en esta muestra suponen una confirmación y, a la vez, un cambio de perspectiva de su obra. Si en sus anteriores trabajos primaba la disección de la vida cotidiana, a través de sucesivos  tanteos en la genealogía de nuestro tiempo, en su actual producción se advierte un vuelco, decididamente más radical, hacia las raíces arquetípicas del hombre. No hay una ruptura, pero sí una profundización e, incluso, una purificación. A este respecto nos pueden sorprender los recursos técnicos de los que se sirve pues, aunque ahora son empleados en toda su rotundidad, quebrantando la frontera entre escultura y pintura.….Materiales de desecho, huellas arruinadas de nuestra cotidianidad que capturadas, heridas y recompuestas por la mano de Carme Riera, se convierten en habitantes de una lejanía atemporal.

 
 

Mitos
de la Tierra

 
 

En estas obras, Carme  Riera nos introduce al mundo de la leyenda y la mitología, con diversas series, que van desde los guerreros a las esfinges y que nos introducen en un mundo nuevo. Estas figuras son un reencuentro con tanta historia y cultura de nuestro Mediterráneo.

 
 

Naves /
Esculturas /
Telas

 
 

 

La contemplación de la obra de Carmen Riera nos desconcierta en el sentido de que es extremadamente compleja y variada, tanto desde el punto de vista diacrónico, evolutivo de los contrastes y cambios con el paso del tiempo como desde la prespectiva sincrónica de la simultaneidad.
En suma un perfil que asombra que pueda osar encararse a los objetos más resistentes y más débiles que pueda combinarlos en una relación dialéctica dura envenenada y atormentada y tormentosa en una interrelación que no acepta normas pre-establecidas porque es ella quien decide cual ha de ser el código y cual la preceptiva a que convenciones habrá de someterse será por la construcción (suya)  sea para la deconstrucción (del destinatario).
Es indagadora de lo esencial, para la cual cosa hace constantemente propuestas que renueva en un circulo de búsqueda e intento que nunca se cierra tampoco nunca se agota la conexión enfrontada la materia y el hombre; entre lo que parece artificial y lo que parece natural.


Dibuja un itinerario surcado de naves de diferentes épocas y procedencias geográficas. 
Así la delicada estilización de la pieza escultórica titulada “Pekin” nos traslada con la imaginación a un plácido mar de la China como evocado en sueños.La pieza titulada Navio, nos sitúa en un mar atemporal de la literatura con la odisea como avanzada principalmente.


 
 

Collage

 
 

La pintura, el collage, ensamblaje y la poesía visual de Carme Riera, son más fieles al espíritu, la atmósfera y las sensaciones
provenientes de los subsentidos que aquellas experiencias que resultan de la percepción o la plasmación de la realidad que vemos con los ojos.
Trabaja  con los resortes de la memoria de la evocación del subconsciente, porque en el fondo puede estar más cerca de la manera
oriental de aproximarse al mundo, pausado, reflexiva y evocadora que al pragmatismo occidental que mira, disfruta y olvida…
A las búsquedas plásticas de Carme Riera hay que aproximarse con el mismo método que ella emplea: Las cosas por sí mismas no son nada, es la articulación plástica y sintáctica lo que las integra en un todo.